jueves, 5 de junio de 2014

El Principio de Pareto - Ley 80/20 para priorizar tus objetivos


Hay personas que tienen una capacidad especial para ser altamente productivas empleando menos horas en hacer una tarea que el resto. Ejemplos en diversas actividades se nos vendrán a la cabeza: alguien que emplea muy poco tiempo estudiando y saca unas notas estupendas, emprendedores con altos beneficios económicos trabajando pocas horas, esos de los que decimos que les "cunde mucho". ¿Qué es lo que hacen estas personas, cuál es su secreto? y ¿qué puedes hacer para conseguirlo tú también?
Aplicar el Principio de Pareto puede ser uno de los factores que expliquen este éxito.
Joseph M. Juran introdujo el nombre en honor del sociólogo, economista y filósofo italiano Vilfredo Pareto (1848-1923). Pareto se percató de que en la Italia de su época, el 80% de la riqueza de su país recaía en el 20% de la población. Le resultó curiosa esta observación y comprobó que este principio aplica, con ligeras variaciones en las cantidades, en todo el mundo y en cualquier ámbito.
Si analizamos cómo desempeñamos nuestras actividades y la productividad que alcanzamos, puede que nos demos cuenta de que no estamos alcanzando los resultados deseados por "consumir" más tiempo y energías en actividades que no apuntan directamente a la consecución de nuestros objetivos «clave».
En mi caso, tuve que aprender a discriminar entre tareas «elefante» y tareas «hormiga». Las primeras son aquellas con las que conseguía alcanzar un 80% de resultados con un 20% de tiempo o energía consumida, mientras que las segundas, las tareas «hormiga», eran las que consumían un 80% de mi tiempo y energía y solamente me reportaban un 20% de resultados. Me di cuenta de que realizaba más tareas «hormiga» que tareas «elefante».
La diferencia suele estar en que las personas productivas hacen lo que deben hacer y lo hacen como se debe. Las que no lo son suelen hacer las cosas de manera distinta, son más meticulosas, realizan actividades y tareas con más nivel de detalle que no representan cambios visibles en el resultado final y que consumen gran parte de su energía.
Al aplicar la ley del 80/20, conseguiríamos ahorrar tiempo y esfuerzo
Ejemplos:


  • El 80% de las noticias más importantes, está en el 20% del espacio de un periódico.
  • El 20% de la ropa que tienes es la que te pones más a menudo. El 80% restante es la guardiana permanente de tu armario.
  • Utilizas el 20% de todas la funcionalidades de tu teléfono móvil, en el mejor de los casos. El restante 80% nunca lo utilizas o no sabes cómo hacerlo.
  • El 80% del tiempo que empleas en las redes sociales te da un 20% de información nueva o relevante.
Aplícalo en cualquier actividad que realices, ya sea profesional o personal:

  • Si el 80% de la nota del examen sale del contenido de un documento escrito que tienes que presentar al profesor antes del examen y el 20% de la nota sale de los 4 libros que forman la bibliografía de la asignatura, trabaja en el documento y deja los 4 libros en un segundo plano
  • Si el profesor te da 10 libros que te pueden servir para aprobar la asignatura y te dice que en 2 de ellos está todo lo que necesitas saber para sacar la máxima nota pero que con los otros también se puede conseguir, ve a por los 2 que te dice y, si tienes tiempo o te apetece, luego puedes ir a por los otros.
  • Si tu jefe está esperando que le pase los datos de un buen hotel para su viaje de pasado mañana y sigues buscando en internet algo "mejor" cuando lo que encontraste está dentro de los parámetros solicitados, deja de buscar más de buscar y finaliza esa tarea para pasar a otras.
¿Cómo aplicar el principio de Pareto con éxito? Aprende de los mejores

  • Observar fuera. Mira lo que hacen otros para conseguir esas notas altas, esos resultados (en la Universidad, en el trabajo, en el deporte, …)
  • Observar dentro (de ti). Fíjate en lo que mejor resultado te da. Ten en cuenta lo que haces y lo que consigues con ello. Repasa cómo has realizado tus tareas durante el día y cómo podrías haber aplicado el principio en alguna de ellas.